Capablanca Dijo:

"El buen jugador siempre tiene suerte."

Instituciones

Próximos Eventos

Publicaciones

Descargas

Últimas noticias

Enlaces externos

Primera Parte

Un poco de historia

El protagonismo de Cuba en el ajedrez americano data del siglo XVI, cuando en 1518 se convirtió en el primer país donde se practicó el noble juego en el Nuevo Mundo.

Varios hechos que sucedieron a todo lo largo y ancho del verde caimán en el siglo XIX, demuestran la continuidad del quehacer de los trebejos, ya que numerosos patriotas se reunían para practicar ajedrez y conspirar contra el colonialismo español entre 1826 y 1868 en la sociedad La Filarmónica en Bayamo; hacia 1861 aparece “La Revista Mensual de Ajedrez”, primera en Latinoamérica especializada en la materia y cuyo editor fue Andrés Clemente Vázquez; en 1885, se funda el Club de Ajedrez de La Habana, primero en América y que alcanzó popularidad mundial gracias al primer monarca mundial Wilheim Steinitz al calificar, tanto al Club, como a la capital del país, como “El Dorado del Ajedrez”.

Por cierto, en 1889, el primer rey del orbe defiende por primera vez su corona en la capital cubana ante el ruso Mijaíl Chigorin, tres años más tarde, reeditaría similar suceso ante el padre de la escuela rusa, en ambos casos a Steinitz le sonrió la victoria.

Casi concluyendo 1888 nace José Raúl Capablanca, quien con el decursar del tiempo se convertiría en el tercer campeón mundial, luego de superar al inmenso Enmanuel Lasker en La Habana en 1921. Las hazañas de Capablanca en los predios ajedrecísticos son bien conocidas, en 1901 con 13 años vence a Corzo en un match donde se hace del título oficioso de campeón de Cuba; en 1909 derrota de manera inapelable al campeón norteamericano Frank James Marshall 15 x 8, al perder solamente una partida; en 1911 debuta internacionalmente en el torneo de San Sebastián, donde obtiene la victoria y alcanza varios premios por la calidad de sus partidas; en 1921 gana el campeonato del mundo sin tener que doblegar su rey en partida alguna y luego cede la corona en Buenos Aires 1927 ante Aliojin.

Entre 1911 y 1938 se realizaron a nivel mundial 16 torneos de gran fortaleza y Capablanca intervino en 10 de ellos y, con la excepción de A.V.R.O. Holanda 1938, en los 9 restantes se ubicó en l trío vanguardista, además, venció en 6 de ellos. Su última gran actuación sobrevino en la IX Olimpíada Mundial de Buenos Aires Argentina, donde logró la medalla de oro al mejor resultado defendiendo el primer tablero del suelo patrio.

En 1942 “Capa” fallece en EE.UU y sus restos mortales son trasladados a Cuba, donde se le rindieron honores de alto rango, sin embargo, los diferentes gobiernos de turno pese a mantenerlo en su puesto como diplomático fueron incapaces de apoyarlo financieramente para luchar por reconquistar la corona perdida en Buenos Aires.

Justo es consignar que durante toda la etapa seudorrepublicana, ni siquiera se llegó a cinco torneos internacionales realizados en el país, al ser los más encumbrados el de 1913, donde Capablanca logró el segundo puesto, detrás de Frank J. Marshall y el de 1952, para conmemorar el décimo aniversario del deceso de José Raúl y donde se repartieron el triunfo los GG.MM de origen polaco, pero americanos por adopción, Samuel Reshevsky (EE.UU) y Miguel Najdorf (ARG).

Páginas: 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10